OPCIONES

Imprimir  Enviar a un amigo  Comentar en los foros

  Fecha: 27-12-2004   Accesos: 542  Palabras: 598

Medio siglo en el CD Menorca
A sus 70 años, Paco Pons es uno de los personajes históricos del balompié menorquín. Desde 1954 es el utillero del CD Menorca, en el que vivió su etapa más dorada y la rivalidad con la UD Mahón

Maó

Francisco Pons Tur, Paco para los amigos, guarda en su memoria los mejores momentos del Club Deportivo Menorca, el club de fútbol más antiguo de la Isla. Paco ha cumplido 50 años en la entidad mahonesa de la que es su utillero desde 1954. Es un personaje histórico del club como también Naro Anglada. "Entonces teníamos 4 balones para todos. Ahora hay 80 y cada edad juega con un modelo diferente", cuenta Paco. En aquellos años, el agua caliente era un lujo. "Si acababan manchados de barro, se lavaban un poco la cara y se iban corriendo a casa", dice riendo.

Paco Pons ha vivido las etapas más gloriosas del club, aquella en la que la rivalidad con la Unión Deportiva Mahón era encarnizada y atraía a numeroso público.

- Cuénteme, ¿cómo empezó en el Menorca?

- Tenía unos 18 años. Como me gustaba el fútbol, venía por aquí a ver los partidos. Tenía una ilusión que hoy no hay. El masajista del club se marchó a la Unión cuando subieron a Tercera y así fue cómo empecé yo de chico para todo.

- Se encarga usted de los equipamientos de más de 100 chavales, ¿cómo se las arregla?

- Bueno. Me gusta atender a los chavales. A veces, te tienes que multiplicar y morir de paciencia, pero vale la pena. Me encargo de todo el material y también hago funciones de masajista. Hay otro chico que se encarga del campo. Y así vamos tirando.

- Usted ha vivido los mejores momentos del club, aquellas promociones de ascenso a segunda división en los años 60...

- Recuerdo la eliminatoria que jugamos en 1964 contra el Calvo Sotelo de Puertollano. Perdimos 3-0 en su campo y logramos empatar con un 3-0 en nuestro estadio. Luego, cogimos el barco en Barcelona para jugar el partido de desempate en la Península, pero ni sabíamos dónde íbamos a jugar. En el barco, nos avisaron de que jugábamos en Murcia, en La Condomina. Tuvimos que buscar un coche para todos y fuimos de Barcelona a Murcia.

- ¿Y cómo fue el partido?

- El partido fue mal, un desastre, ¿sabes? A los 6 minutos tuvimos una jugada de gol, pero el árbitro lo anuló. Después, nos echó a uno a la calle, nos sacó 2 ó 3 tarjetas y descompuso al equipo. En un contraataque rápido, nos hicieron el primero y, al final, perdimos 5-0.

- Eran ustedes un gran equipo.

- Sin ninguna clase de duda. Éramos el mejor equipo de Menorca, aunque nos faltaban muchos medios para progresar.

- Después tomó el relevo el Sporting Mahonés...

- La idea del Sporting era buena, pero mató un poco la euforia del fútbol y la rivalidad Unión-Menorca. Cuando te daban el calendario, lo primero que mirabas era cuándo venía ese partido. Era un poco como el Barça-Madrid en la Isla. Para que un equipo funcione, tiene que haber mucha afición detrás.

- ¿Hay alguien que quiera coger su relevo?

- Bueno, yo voy ya para los 71 años, pero no hay ningún chico que tenga intención de ver qué haces. Ahora, no se preocupan de nada porque lo tienen todo muy fácil. Mi papel se ve poco, pero también da mucha satisfacción.

FUENTE DIARIO DE MENORCA