OPCIONES

Imprimir  Enviar a un amigo  Comentar en los foros

  Fecha: 16-09-2020   Accesos: 173  Palabras: 382

Operación contra el tráfico de drogas en Mallorca

A pesar de que los narcos se reproducen con sorprendente rapidez, la Policía Nacional asestó ayer un nuevo golpe a una organización que movía importantes cantidades de cocaína en Palma y la Part Forana. La operación se saldó con 16 detenidos y 19 registros en pisos, fincas, locales y trasteros.

El dispositivo de la UDYCO (Unidad de Drogas y Crimen Organizado) se inició a primera hora de ayer, de forma simultánea en la capital balear y Bunyola, Santa Maria, Can Picafort, Santa Eugènia y Campos.

Registros

Los agentes irrumpieron en los objetivos fijados y tras registrar las dependencias hallaron drogas, útiles para la manipulación de sustancias estupefacientes y distintas cantidades de dinero. A diferencia de las últimas operaciones antidroga, centrada en el tráfico de marihuana, en esta ocasión se trataba de traficantes que mueven importantes cantidades de cocaína, una droga que con las restricciones de la pandemia ha perdido algo de fuerza en el panorama actual, en detrimento de otros estupefacientes.

En Ciutat, los agentes se desplegaron en la calle Aragón, Bartomeu Pou o Gonzalo Torrente Ballester, entre otras, y descubrieron que parte de los alijos estaban escondidos en los trasteros de la banda, en algunos aparcamientos.

Los 16 acusados serán puestos a disposición judicial en las próximas horas y la mayoría de ellos son de origen sudamericano. La policía se ha incautado de una importante cantidad de cocaína y sustancias para el corte y la adulteración.
Uno de los detenidos en Palma. Foto: A. Sepúlveda
Acoso continuo a las bandas de narcos por parte de la Jefatura palmesana

El jefe superior de Policía, Gonzalo Espino, y el segundo jefe, el comisario José Luis Santafé, están potenciando las investigaciones y operaciones antidroga de la Jefatura, que en los últimos meses han obtenido notables éxitos en la lucha contra el tráfico de estupefacientes. La lucha contra las plantaciones de marihuana es total y cada semana se desmantela un cultivo indoor o de alguna finca.

Por su parte, el poblado gitano de Son Banya, antaño auténtico supermercado de la droga, vive sus horas más bajas, en parte debido a la tremenda presión policial. Y los puntos de venta de La Soledad, Corea o Son Gotleu, son desmantelados continuamente.

FUENTE ULTIMA HORA